Se lo pregunta a veces,
cuando la tarde
se muere simplemente
en un abrazo
o en un beso fugaz.
Y el goce está ahí
tan al alcance de la mano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

María Claudia Otsubo