CANTATA

Cantata

Así
entre mis piernas
abeto y ébano.
Tu cuerpo vibra
por el sutil roce,
de mis dedos

casi un desliz.
en esta hora
de la noche.

Melancolía.

Susurras barroco,
cantata enamorada
de Leipzig.
Tu voz arrastra
mi mano izquierda
hacia las cuerdas
y a mi otro brazo
en el vaivén amoroso
que nos sostiene.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

María Claudia Otsubo