• de mi próximo libro «Diminuto verde»
           de  Diminuto verde en proceso de publicación   Vivir tiene esas cosas: de vez en cuando uno se queda en cero…               Clarice Lispector     Hay días algunos días que te despiertas conmigo, caballero de la noche. Aferrado a mi pecho percibo el repique de tu voz tambor tronando en mi corazón.  
    Leer Más
  • Se lo pregunta a veces, cuando la tarde se muere simplemente en un abrazo o en un beso fugaz. Y el goce está ahí tan al alcance de la mano.
    Leer Más
  • Antieros
    En el desorden de los olores se abren tus pechos mientras, más allá, ecos de roces y sábanas extendidas duermen a resguardo en los cuartos oscuros. Por tu vientre desnudo sobrevuelan los sentidos pimiento dulce azafrán enrojecido, una cadencia de salvia para comenzar o terminar sin urgencias solo por eso por el puro deseo.   (En Respiración
    Leer Más
  • Desde la pérdida y Aira
    Después de agradecer, copa en alto, con la emoción del encuentro con la familia y amigos y, a la vez, con la tranquilidad refugiada en el orden y en los planes que de algún modo van organizando la vida, tomé el vuelo a Viña. Tres días por delante a «puro placer», como ella  había escrito acompañando el saludo de cumpleaños. Un viaje, la cita
    Leer Más
  • Respuesta Cierta
    Con los ojos miopes y anhelantes,  mastiqué el polvo que levantaban mis pies, separé la tela de la pollera que se me enredaba entre las piernas, maldije el abrigo de lana y las medias gruesas, como el precio que tenía que pagar para continuar. Aborrecí todo lo que retrasara mi marcha por ese túnel que parecía no finalizar nunca. Y por eso me
    Leer Más