10 de enero

“Por el aire toda la vida y todos los movimientos son posibles”

                                  Gaston Bachelard (en El aire y los sueños) 

 

Más temprano, un ligero movimiento , imperceptible pero tan espectacular, alzó mis ojos hacia el cielo.

Allí, por sobre los edificios, desafiando toda posibilidad danzaba una nube.

Era casi como regresar a las imágenes de la noche anterior, las del documental en Netflix, sobre la vida de Rudolf Nureyev. La vida y la pasión del bailarín ruso tan bien contadas me acompañarían durante la noche y, con seguridad,  fueron los ojos quienes, por la mañana, ya añoraban el eterno pax de deux de Nureyev con Margot Fonteyn, pensé al descubrir la figura blanca.

Lo cierto, es que ahí estaba.

Y ahí siguió por unos instantes hasta que, vencida por su propia condición efímera, se deshizo así como apareció, imperceptiblemente.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − uno =

María Claudia Otsubo