5 de febrero

Mientras el poeta canta:

Hoy es sábado y mañana domingo

La vida llega en olas como el mar…[1]

termino de acomodar en la maceta, el copete orgulloso de un nuevo abacaxí.

Es el número siete.

Los anteriores han ido creciendo a ritmo acelerado desplegando con vigor sus hojas, vainas delgadas y al mismo tiempo ariscas, de bordes filosos que no permiten el abrazo. Llevo las marcas de su recelo en los brazos, cicatrices que solo calmará luego el mar.

Sin embargo, no puedo dejar de acercarme (o compadecerme) de ellas,  como aquel ruiseñor buscando la rosa roja, con el pecho apoyado sobre las espinas.

 

 

 

[1] Vinicius de Moraes, “El día de la creación”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =