13 de febrero

Comienza a llover, la tormenta, aunque breve, es reparadora,

y entonces tomo como mías la línea de la novela:

“… y de nuevo en la ventana pudo ver que el sol ya no alcanzaba las azoteas”.[1]

[1] Gallardo, Sara, Pantalones azules

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − ocho =