Categoría: escritos

  • Tormenta
    TORMENTA  (de Diminuto verde)   El borde de la noche anuncia tormenta. Alboroto de pronto sobre la blanca mesa. ¿Cómo sostener entonces las palabras aquellas si de los árboles, las hojas secas danzan silenciosas alzándose en vuelo?
    Leer Más
  • de la alegría invisible
    Luego de un excelente encuentro, le pido prestado a Nacho Navarro: (…) El verdadero artista está atento a lo que se ofrece; es el perspicaz por excelencia. Él produce belleza, y la belleza es una posesión de la verdad sin esfuerzo. Existe arte porque a la realidad siempre le queda un
    Leer Más
  • Aquí nuevamente
    AQUÍ NUEVAMENTE (publicado en Respiración Involuntaria)    ¿Qué se repite en esa mirada que ensaya un horizonte?   ¿Qué vuelve a buscar la memoria?   ¿Es el mismo el silencio, o mismas las palabras?   Hubo un gato, lo recuerdo, recorriendo el sendero sinuoso de la sombra. Hubo
    Leer Más
  • de mi próximo libro “Diminuto verde”
           de  Diminuto verde en proceso de publicación   Vivir tiene esas cosas: de vez en cuando uno se queda en cero…               Clarice Lispector     Hay días algunos días que te despiertas conmigo, caballero de la noche. Aferrado a mi pecho percibo el repique
    Leer Más
  • Antieros
    En el desorden de los olores se abren tus pechos mientras, más allá, ecos de roces y sábanas extendidas duermen a resguardo en los cuartos oscuros. Por tu vientre desnudo sobrevuelan los sentidos pimiento dulce azafrán enrojecido, una cadencia de salvia para comenzar o terminar sin urgencias
    Leer Más
  • Desde la pérdida y Aira
    Después de agradecer, copa en alto, con la emoción del encuentro con la familia y amigos y, a la vez, con la tranquilidad que se refugia en el orden y en los planes que de algún modo van organizando la vida, tomé el vuelo a Viña. Tres días por delante a “puro placer”, como ella me
    Leer Más
  • Respuesta Cierta
    Con los ojos miopes y anhelantes,  mastiqué el polvo que levantaban mis pies, separé la tela de la pollera que se me enredaba entre las piernas, maldije el abrigo de lana y las medias gruesas, como el precio que tenía que pagar para continuar. Aborrecí todo lo que retrasara mi marcha por ese
    Leer Más
María Claudia Otsubo